domingo, 16 de octubre de 2016

Mamorias del Paraíso


Hubo días que agrada recordar
de serenas mañanas luminosas,
tardes de vino, pájaros y rosas
y noches  de calor en las que  amar.

Pero la dicha nunca es cosa cierta
del Jardín del Edén nadie es el dueño ,
ser felices apenas es un sueño
del que la vida pronto te despierta.

Si hasta el diablo ,leal, ya dio el  aviso:
"Dura un minuto efímero esta gloria",
por ello se nos hace más preciso,
aun sabiendo la táctica ilusoria,
que si hemos de perder El Paraíso
al menos conservemos su memoria.

Qué importa si  olvidar todo lo cura
y evocar lo perdido nos llena de amargura.