martes, 22 de noviembre de 2016

Procrastinación



Si no estuviera siempre tan cansada,
si no cayesen piedras  a destajo
sobre mi en un diluvio, si al carajo
no se fuese mi vida desnortada.

Si no pesase tanto este refajo
con que a la fuerza voy uniformada
de sumisa mujer domesticada,
con que me siento igual que un espantajo

Si será por excusas...tengo ciento
para procrastinar ese momento
de abrir por fin cancelas y cerrojos.

En   que , erguida , levante la cabeza
al cielo y muestre al mundo la tristeza
que resignarse deja en unos ojos.