martes, 13 de diciembre de 2016

Pura magia




La excusa es que se trata
de ver en cada espacio el matiz más risueño,
de humanizar la vida
para intentar hacerla soportable,
vistiéndola de magia y levedad.

Los ojos solo saben de colores
de arcoíris que pintan cielos siempre lejanos,
de cristales que mudan
a su gusto paisajes, de ópticas trucadas,
de juegos de ilusión.

Luego hay que imaginarse
cuánta inocencia cabe en tu chistera,
cuánta inefable música se pierde
desde el labio al oído
que hay seda en el tacto que se viste de austero,
de dónde viene el aire que te asfixia
por qué trae prendido ese enervante aroma
a mandarina amarga y a canela
que apresura sangre,
cómo es capaz la lluvia
de arrancar  a las piedras rigurosas
 su húmeda canción

Por eso, ya llegados
 a este punto de mixtificaciones
y fuegos de artificio,
yo solamente creo en lo que  me conmueve,
en lo que siento y sufro ,
mis verdades
las guardo en el bolsillo que tengo junto al pecho,

Ese que a veces cruje
bajo el peso onoroso de sus ponderaciones
ese que a veces anda resintiéndose
de ser tan entregado
y en otras se lamenta
de ser tan descreído.

Ese que tengo cerca del mismo corazón.