sábado, 10 de diciembre de 2016

Desafinada



Largamente esperé que me nombraras
con dulzura en la voz de caramelo
y que la compulsión de un hondo anhelo
así me declararas.

Noche y día recé por que escucharas
mi canción y su ritmo hecho revuelo
de palomas torcaces sobre el cielo
dichoso me imitaras .

Acompasar suspiros y empeñarme
en un latir a dúo en armonía
era, hoy lo comprendo, un desatino.

Solo espero que puedas escucharme
entonando de amor una elegía
y veas de qué modo llorando desafino