jueves, 8 de diciembre de 2016

Sumidero del tiempo





Torbellino voraz,
vertiginosa
fascinación del vórtice.

Igual que un sumidero
la vida se nos traga febrilmente las horas
 y acelera
el tic- tac turbador de los relojes,

El tiempo deposita
su pátina de mugre y de sudor
que ni el llanto disuelve.
La costra
-nunca hay mal sin bien-
podría utilizarse de coraza 
e incluso salvarnos  su cascarón vacío 
del último naufragio.

Cada hoja que cae y se rinde al otoño
es casi una victoria,
hechos polvo y hastío ,los huesos acumulan
el cansancio de siglos
y suspiran
añorando su lecho mineral,
su cobertor de musgo,
su bienhechor y plácido
sueño definitivo

Ya casi no recuerdo el color de las rosas.

Apenas aferrada a la quimera
de su aroma inefable sobrevivo.

Solo espero
confundirme con él cuando lo esparza
sobre el paisaje desolado el viento.