viernes, 26 de enero de 2018

Eternas duermevelas


No estoy para cantares.
ponen voz a mis noches las cantinelas
del crujir de mi osario y son  centinelas
nocturnos los suspiros de mis pesares

Me clavan sus espuelas
los jinetes del miedo , que los ijares
de mi alma maltratan, hasta que a mares
vierto el verso que anega mis entretelas .
.
Por Dios que no os miento,
no hay ni un glamouroso matiz sublime
en este empeño de mi dolorimiento

Ruindad sobre miseria ,
con palabras de azogue  curte  y redime
de su sino más trágico a la materia.