miércoles, 21 de marzo de 2018

Poeta lo es cualquiera



Cualquiera,
un día se levanta con el humor traspuesto
coge un papel y escribe
unas cuantas palabras en hilera
con un cierto sentido
y dice sin rubor:
He escrito un poema”.

Y luego se dedica a ir pontificando
sobre qué es -o no - la poesía,
sobre la idiosincrasia
vertebral del poeta...

Que venga y me lo cuente
dentro de cuatro lustros
y de veinte mil versos.

Yo,
que he doblado ya
bien colmada esa cuenta,
solo sé
que he pasado la vida despiojándome,
sílaba resignada
a sílaba rebelde,
de todas mis miserias.

Que he intentado encontrar
qué letra y qué  música ponerle que le cuadre
a la banda sonora de vida.
Quizás a los romances ,de bolero...
¿ De tango a las traiciones?
¿De jazz a los fracasos?

De vals ,sin duda alguna ,a las sorpresas.

También sé que por esto no merezco
que nadie me dé el nombre de poeta.

Que solo lo ameritas si consientes
en irte desangrando gota a gota
acento tras acento estremecido,
al ritmo que te dicta
cada latido de tu corazón
hasta que ya no puedes seguir sus exigencias.

Hasta que ya no tienes
más sangre,
más impulso,
ni más verdad doliente que ofrendar
en el sagrado altar
sediento de Calíope.

Hasta que solo corre , en su defecto,
poesía por tus venas.

Así,
casi extasiado ,
rendido y entregado a  la emoción
poeta lo es cualquiera.