viernes, 20 de abril de 2018

Maravilla




Miradla...!Qué maravilla!
Un ángel, que en pleno vuelo
se despistó y cayó al suelo,
me parece esta chiquilla.
Vino a traer la semilla
de su alegría inocente
y ha sido tan diligente
en sembrar paz e ilusión
que hoy mi mismo corazón,
! Oh, milagro! , es flor sonriente.

A su cara los colores
Abril le presta gustoso
y es su voz un melodioso
gorjeo de ruiseñores.
Se evaporan mis dolores
cuando la tengo a mi lado...
Quién hubiera imaginado
que ese capullo pequeño
pudiera hacerse mi dueño
de un modo indisimulado.

Con este humilde gavilla
de versos , rendirle quiero
un homenaje al salero
de su presencia sencilla.
Igual que va la polilla
a la luz y nunca triste
vuelve a estar, porque consiste
su gozo en verla brillar,
por volverla a contemplar
mi fe en la vida resiste.