sábado, 31 de octubre de 2015

Verseando



Yo no verso por versar, 
verso porque siento urgente
dejar correr el torrente
que noto dentro brotar.
Si estoy alegre , el cantar 
del ave en mi verso imito
o puedo volverlo un grito 
tan potente y desgarrado
que al cielo deje espantado
si es que llorar necesito.

Suelo buscar el venero
de la emoción en hondura
de mi pecho, en la angostura
donde escondo un avispero.
Sé que se me ve el plumero, 
del alma  así, a mi pesar,
pero os puedo  asegurar
que versar es la manera 
más clara, ardiente y sincera
que tengo de respirar.

Hilvano en verso el tropel
de palabras desbocadas
  y aderezo sus hiladas
con aguardiente y con hiel
Hoy os brindo su oropel
sin pretensión y os invito
a disfrutar de aquel rito
sencillo, humilde y humano
que nos lleva de su mano
a vislumbrar lo infinito.

 Libro de su cautiverio
los versos , de forma airosa
 voy deshojando la rosa
 sin desvelar su misterio. 
No quiero hacer magisterio,
pero  sé  que del sangrar 
que es existir y vagar 
desde un roto a un descosido
es versar largo y sentido
lo que nos puede salvar.

.