miércoles, 17 de febrero de 2016

Oscuro enigma



Me desvela
llegar a conocer, oscuro enigma,
tu nombre.

No aquel
con que se te designa en los papeles,
no aquel con que te llaman  tus amigos,
ni siquiera
 ese que suena a dicha  y confitura
en los devotos labios de una madre.

Yo quiero conocer  el más anónimo.

 Ese que te susurran , sangrándose en aromas, 
las flores cuando pasas,
 ese que  se desliza como un cálamo
sobre tu piel 
y eriza tus sentidos
y se va diluyendo suavemente
hasta volverse música y embrujo
sobre el trasluz del aire .


Ese con que figuras
inscrito en los arcanos de lo eterno
y da al que lo conoce
el derecho a adueñarse de tu esencia

Ese que te contiene,  
ese que te devana, 
ese que te concreta,
ese que te reviste 
de ti,
puro y magnífico
en tu autenticidad inestimable.

Ese  que te desnuda
 de todos tus secretos y te entrega 
inerme  y asequible
a mi fervor de amante.

Ese que sonará sobre mi boca
lo mismo que el feliz revoloteo
de pájaros que cantan y bendicen
 la claridad del alba.

Ese que escanciaré  ,letra tras letra
 lo mismo que un tributo  
de  afecto que se  ofrenda y a la vez 
     inclina a regalarse.

Ese que te hará mío .

Y solo mío.

Que solo yo diré,  
con  voz arrebatada de dulce alondra en celo,  
capaz de convocar
 a golpe de candor la primavera,
medio minuto antes de   entrever ,
envueltos en penumbras  y en sudor
los umbrales agónicos del  éxtasis.

Cuando  existir no pese
y vivir se nos vuelva un resplandor fecundo.

Cuando el mundo se  esfume
y adornado  de plumas y  satén
se entronice el silencio.

Rompera su armonía sosegada
tu nombre, 
esa caricia   
sutil , igual que el roce
 de las alas de un ángel 
 etérea letanía de   amor hecha  oración,
que yo he de  desgranar ,
 solo para tu oído,
apasionadamente infatigable.

Feliz,
enamorada,
agradecida
de vivirlo y contarlo.

Cuando estemos a solas.

Cuando no escuche nadie.








,