domingo, 15 de mayo de 2016

La tristeza mayor


El aire, ese es ahora
el mortal enemigo 
que se empeña en faltarnos,
que se obstina 
en ahogarnos   con saña en el  silencios
 supurando congoja,
 al tiempo que proclama su triunfo incontestable
trayendo mil virtuosos olores añejados, 
que van acuchillando la memoria.

Ya no cabe,por mucho que se apriete,
  el hondo  desamparo
en la estechez del pecho
ni  alcanza la tristeza
 esconderse en los ojos de cuévano y estanque.

El abandono deja 
la piel, tibia añoranza del tacto , al descubierto;
la soledad la acecha 
de frío a dentelladas.

Y este extravío extremo
de manso corazón que en cada rostro
te busca a su pesar...

El desamor 
 es este perro flaco empecinado
en pasarse las noches
contándole sus penas a  esa   Luna
de luz desangelada
por si acaso se digna a contestarle.

No queda ni un rincón en el que guarecerse
de tanta indefensión desasistida,
de tanto desconcierto..

Estupor desvalido , 
ferocidad inerme ,angustia  sordomuda,
que acaba por volverse indiferencia

No hay  desdicha mayor que un desconsuelo ,
 que ya  agotó sus  lágrimas 
y al que ya no le  quedan más  ganas de llorar