jueves, 19 de mayo de 2016

Tararear boleros


Todo lo que apreciabas
se te fue deshaciendo   entre los dedos

Ya ni siquiera sientes
dolor,
solo pervive
la sensación difusa de un inmenso vacío.

Y un angor sobre  el alma  ,que certifica el peso 
de la fatalidad.

La vida es lo que es ...
nosotros no podemos cambiarla, 
ni tampoco
dejar de respirar , ni de seguir
luchando y sucumbiendo al engaño flagrante
 de negarnos adictos 
a la fascinación por la derrota

De continuar tirando
del  arado  pesante de los días.

De ir abriendo surcos
donde  dar sepultura a las cenizas
de malogrados sueños.
mientras que ,  como pájaros que emigran
en busca de otros climas  más  benignos,
contemplamos  huír de nuestro lado
los recuerdos más bellos y felices.

De ser  la viva imagen
de la desolación

Menos mal que aún nos queda el inefable
misterio de la música...

 Emponzoñar el aire de nostalgias,
andar tarareando  desafinadamente
anticuadados boleros
consigue silenciar  ciertos rumores
   que  a  deshora mascullan  evidencias  incómodas.

Que ni hay  ni se espera
que brote ,ni siquiera regándola con lágrimas,
sobre esta tierra exhausta un tiempo venturoso
cuajado de momentos más fecundos.

Ni sobre el cielo azul concibe el cristalino
 la frágil esperanza de que exista el milagro
de otros cielos mejores.