jueves, 19 de mayo de 2016

Lengua ( limpia, fija y da esplendor)


Un cincel afilado  que desbasta
las rebabas del verbo y lo somete
a la tribulación de su estilete
con rigor encomiable y entusiasta.

Un  buril delicado  que acomete
la labor de incidir  sobre la vasta
tosquedad de la idea hasta que engasta
un brillo en cada mínimo piquete.

Un bisturí   avezado en la cisura,
que sabe cómo hacer una sangría
para que la emoción llegue hasta el río.

Una aguijón dispuesto a ser tortura
del alma  hasta que alumbre poesía
trasformada en un puro desvarío.

Y acaba el verso mío,
tejiendo con palabras  encajes de Bruselas
a base de  esquilmarme  mis tristes entretelas.