lunes, 5 de junio de 2017

Querencia


Elegiré morirme cualquier día de estos.
Es fácil, solamente es quedarse callada
en un rincón y ver si allí, ensimismada,
se desvincula el alma de todos sus contextos.

Acaso en la distancia no encuentre ya sentido
a porfiar, irrigando un valle de fatigas
con lágrimas agraces y a cosechar ortigas
y ordene al corazón cesar en su latido.

No respirar, no ser... que el óxido se quiebre,
que deje de guardar su esencia la redoma
y esparza sobre el aire su magia singular

Que vuele hacia lo alto y que el cielo celebre
que triunfa esa querencia que impulsa a la paloma
a regresar, si es libre, gozosa al palomar.