lunes, 6 de febrero de 2017

Isla sin islario


De singulares islas,
de egregias soledades.....

Hay algunos que hablan , 
porque entienden,
de ínsulas,
espacios limitados
que tienen en las cartas geográficas
coordenadas secretas,
perdidas en mitad de los océanos,
a las que nadie encuentra
pues nadie fue a buscarlas,
libres
para mirar de frente y plantarles
cara a todos los vientos.

Se lamentan
del lastre ingente con que las grava un ancla
de pétreos esqueletos coralinos
o de lavas volcánicas.

! Islas!
! Qué sabrán ellas,
siendo míticos nombres en islarios,
de penas de destierro!

Ni siquiera sospechan que puede ser que haya
una flor,
rara belleza náufraga
abrumada de sal,
flotando a la deriva y suspirando
por la dorada arena de sus playas.

Del abandono sabe
un pétalo de almendro,
sentenciado por un soplo de brisa
a morir solo,
ahogándose
en silencios de hielo y de amargura.


Pudriéndose sin gloria
en el fondo del charco de sus lágrimas.