miércoles, 31 de mayo de 2017

Cicatriz



Pensaba que jamás yo nunca lograría
exprimirle al recuerdo esa emoción vibrante
que lo graba en nosotros con rigor semejante
a una fotografía.

Atrapar el instante
y hacer en la memoria una litografía
con todos sus detalles es una nadería,
lo que cuesta es captar su esencia penetrante.

Menos mal que tenía, el amor, ese fuego
invisible que todos los rincones inunda
con su desasosiego.

Hoy bendigo su herida,
ha dejado en el alma cicatriz tan profunda
que el placer y la dicha que la causó no olvida.