lunes, 3 de julio de 2017

En el espejo quebrado


Si los estanques, piadosamente,
vuelven hechizo y plata los reflejos
de una Luna caduca,
si los ojos
consienten el engaño,si lo acepta
el corazón , proclive a ensoñaciones.
¿ Qué maldición me obliga a recordarme
desde allí donde quiso hacerse amnesia
mi certeza y su frío?

No dos caras,
cien mil
una infinita
sucesión de semblantes dislocados
me devuelve el espejo que hice añicos
en mi ambición de huir.

Al fin puedo mirarme
sin ningún miramiento en toda mi verdad.

Soy yo , esa patética
sucesión de esperpentos y quebrantos.

Más sangrante y más viva en cada trozo