lunes, 3 de julio de 2017

Entre dos costas


¿Alcanzará a saber el caminante,
como sabe la senda ,
que no hay un final tras la lejana
línea del horizonte?

¿ Cuánto escalofríos, cuántos miedos,
cuánta muerte ignorada
cuánta indiferencia
caben entre dos costas?

¿ Cuántos dientes
tiene la boca oscura que codicia
la flor que se insinúa en el perfil salobre
de las ondulaciones?



¿ Cuántas uñas
tienen las caracolas desalmadas
acechando en la voz de nácar de su vientre ?

¿ Cuántos gritos
le debe aún  el hombre,
a base de ser lobo para el hombre,
como tributo al mar?

Y la Luna, impasible,
sigue jugando a ser reflejo y magia
mientras guarda en secreto 
tantos nombres de anónimos ahogados
su helado corazón.

Total,
más cornadas da el hambre...Y la esperanza
nada pierde escuchando el ilusorio
cantar de las sirenas.