viernes, 13 de febrero de 2015

Redención



!Quién diría que cierta vez la estatua
representase todo lo solemne...!
Solo su altivo porte salió indemne
de la debacle de su enjundia fatua.

Hoy se quedan paradas las palomas
sobre el mármol,buscando la amnistía
que propician el Sol de mediodía
y el rincón abrigado entre las pomas.

Ellas no saben nada de aquel hombre
de fama tal que lívidas temblaban
hasta las piedras al oír su nombre.

Entre arrullos le obsequian sus detritos
redentores, que al tiempo que lo gravan
entre mierda sepultan  sus delitos.