domingo, 15 de enero de 2017

Óptica



Patea el niño
furiosamente al olmo
por no dar guindas.

Pero su fruto
minúsculo ,el jilguero
bien lo  celebra.

Medio vacío
también es medio lleno,
según qué ojos.