domingo, 5 de marzo de 2017

Amusarada ( La durmiente)


Nada me digas si me ves ausente
y ajena a todo. Cuando en la mirada
te cuente que de puro ensimismada
hasta vivir me es indiferente.

No sé lo que me pasa últimamente
que noto mi existencia violentada
por gusanos de luz. Apolillada
por burbujas de hielo incandescente.

Llégate a donde estoy. Calladamente
deposita la ofrenda delicada
de tu beso dulcísimo en mi frente
hasta que vuelva el alma a su morada,
como un príncipe haría a la durmiente
que le fue por las musas secuestrada.

Y acógeme en tus brazos suavemente
para hacerme el amor. Sin decir nada.