sábado, 11 de marzo de 2017

Premonición


A veces me despierta a medianoche
un estremecimiento.

Una inquietante
sensación de que acabo de tener
un mal sueño de esos en que   tu mundo sólido
de pronto se derrumba,
sin darte apenas tiempo
de huir o de rezar.

Una premonición de que me espera ,
dios sabe en que andurriales de mi historia inmediata
un cataclismo bíblico.

De que no tendré antes
que llegue la vida a cobrarse lo suyo
un último minuto para verte ,
para sentir la paz
bienhechora y bendita que me inunda al mirarme
reflejada en tus ojos.

De que todos mis días
serán en adelante tierra desalentada,
consumida de insomnios y congojas

A la Luna le pido
que no salga o, al menos,que su fulgor  modere .

No quiero que de noche puedan verme llorar.