miércoles, 28 de junio de 2017

La noria


Se trata de dar vuelas a una noria
rumiando en soledad tus emociones
mientras llenas ajenos cangilones...
¿ De qué me sonará a mí la historia?

Del día de mañana y su ilusoria
realidad, la meta que te pones
para no ver del hoy las conclusiones,
intentas alcanzar la zanahoria.

Luego llamamos despectivamente
asno, burro, jumento, al buen pollino
pero al menos rebuzna y mete coces...

Resignado, abrazando más silente,
de igual modo lo absurdo de su sino,
son multitud los hombres que conoces.