lunes, 2 de febrero de 2015

A golpe de sonrisa




Qué reputa es la vida, como suele
tener malos modales de tarasca
y en cuanto te descuidas, !toma!, !zasca!
te da justo en el sitio que más duele.

Te trata como a un mísero pelele,
sobre tu carne escuálida se enfrasca
con todos los enconos de su basca
hasta dejarte al punto del telele.

Tantos palos te da, tantos tirones
de orejas y de pelo, que no hay
para el disfrute muchas ocasiones

Rebelarse es vital, pues es premisa
que a base de entonar el ayayay
un instante feliz no se improvisa

Por eso es es tan urgente ,! qué caray!,
el convocarlo a golpe de sonrisa.