viernes, 6 de febrero de 2015

Orillas placenteras


Qué placenteras son estas orillas
de doradas arenas donde agotas
los posos de luz , mientras embotas
alma y piel de caricias amarillas.

Celebras cómo atrapan las gaviotas
un reflejo de acero en las puntillas
con que te obsequia el mar y las astillas
que de su vientre escupe, ni las notas.

Porque de qué te sirve andar rumiando
los vidrios del presagio de algún mal
que ,si se ha de cumplir, quién sabe cuándo....

Hasta que en un desliz, las musarañas
caen y tu naufragio ves tal cual :
qué sola estás y cuánto que lo extrañas