viernes, 17 de marzo de 2017

Aterrizaje forzoso


Lo inasible
es una confortable coartada.

Hablar de trasparencias
que perfuman el aire,
de sutiles
colores que dibujan la ternura,
de cadenas etéreas que se quiebran
con el roce de un beso.....
¿ Y quién va a rebatirte si hasta juras
que en el estanque malva de esa nube
se está ahogando una estrella?.

En cambio si pronuncias:
pan,
aparece dispuesto
para testificar a su favor
el mismo trigo;
y si dices dolor,la sangre llega
a pagar la fianza necesaria.
Defiende  a la Justicia,
lazarillo a su mano,
esa razón con que se justifica,
y nadie puede hablar de Libertad
si no es a voz en grito.

¿ Quién firmará tu aval, dejando en prenda
su mismo corazón
si haces del amor una palabra
sin perder en la entrega el tuyo propio ?

Lo tangible es el riesgo.

Es la verdad,
tan clara y tan hermosa,
tan cruel y descarnada en su obviedad,
el testigo de cargo.

Andar bamboleándome sobre la cuerda floja
entre el sueño y el quiero
es mi verdad,
que habla
de mis contradicciones, la que lee
en voz bien alta y clara  mi sentencia.

Pero, decidme:¿ Alguno vosotros
se ha levantado hoy con el alma planchada,
juncal , irreprochable
y predispuesta a las lapidaciones?

¿ Quién tiene ya en su mano
y se apresta a arrojarla sin que el pulso le tiemble
esa primera piedra ,endurecida 
por la severidad y los prejuicios,
que a todos nos golpea?

Que nos condena a todos
 a asumir que debemos aceptar lo evidente:
Sin que el cielo nos valga
llegar hasta su umbral es imposible...

Mejor aterrizar.