sábado, 18 de marzo de 2017

Tentando al diablo


¿ Qué hacer?
¿ Qué hacer cuando las manos,
fragante aliento místico,
no consiguen entrar en comunión
con la piel que se ofrenda y languidece,
ni, aun vueltas vientos ábregos,
tatuar sus caricias
sobre la flor de almendro?

¿ Qué hacer cuando a la carne
se le deniega el éxtasis de anís
que puede redimirla?

No hay más
que aventurarse a un pacto con el diablo
y ver de hacerle trampas.

Condenarse
es que ya ni el infierno te desee.