domingo, 9 de abril de 2017

Cli- max

En todos los rincones
acechan las tormentas.
Y yo aquí,
en la mitad de un páramo abonado de miedos
y sembrado de dudas .

Qué habrá de hacer un alma a la intemperie
cuando llegue el diluvio

Solo esperar que escampe.

Y rezar a los cielos por que sea benigno
el dios de los ahogados.

Que cuando su furor alcance el clímax
y sobre mi universo declinante
reine otra vez la calma ,
demuestre compasión por mis despojos

Que allí donde reposen
consienta que florezcan danzantes amapolas .