sábado, 15 de abril de 2017

Jolgorio de gorriones


Quién me iba a decir que en mis mañanas,
huérfanas desde antaño de emociones,
repiques de campanas.
habrían de llegar a mis balcones

Pone risas tempranas
en el aire el jolgorio de gorriones
que te ríe en la voz y que desgranas
junto a mi oído igual que bendiciones.

Ahora puede el día
venir con su arsenal de desconsuelo,
que llega con tres horas de retraso.

Hoy me sobra alegría
para pisar bien firme sobre el suelo
y hasta para volar si llega el caso.