martes, 11 de julio de 2017

Belleza interior


Ahora está de moda aquello del encanto
que se lleva por dentro y que no se retrata.
pero yo nunca he visto que nadie se dé a cata.
Quien más, quien menos guarda su enigma a cal y canto.

Nunca estuve segura de si no será guata
el paquete que luce el torero con tanto
orgullo o si debajo de las sayas del santo
las piernas son de palo y el pecho de hojalata.

Porque vistos sin lupa todos somos dechados
y la luz indirecta nos presta un diferente
destello que hace menos cortante cada arista.

Son mucho más fiables los guapos declarados
y si tienen "encantos",que los muestren de frente
- y a mí  mejor de cerca, que soy corta de vista-.