martes, 11 de julio de 2017

La música del aire


Soledad en silencio, que   estoicamente envasa
la música del aire , el germen del gorjeo,
dentro del esqueleto frugal de la carcasa
en que apenas consigue que quepa su aleteo.

Debilidad fecunda, fragilidad que amasa
la frustración y el miedo, la duda y el deseo
con sus manos de barro y los convierte en brasa,
memoria insobornable del místico alboreo.

Porque se quiere mágica, porque se quiere ardida
porque se quiere antes envuelta en un sudario
que no vibrar y ser cadencia enmudecida.

Porque nunca se puede guardar en celda oscura
lo que ha nacido siendo un don extraordinario,
hay que darle a la voz su espacio de ventura.

Y dejarle que cante ... Dejadle , pues, que vuele
su alegría hasta el triste y en algo lo consuele.