lunes, 8 de enero de 2018

Claudicaciones ( Genio y figura)


Lo primero fue el brillo en la mirada.
No sé lo que pasó, pero un mal día
el iluso fulgor de la utopía
huyó y me la dejó desangelada.

Después fue la sonrisa congelada,
ante ajenos helores se arrecía,
la piel que fue mermando en lozanía,
las bolsas , las ojeras, la papada...

Más tarde les tocó a la cintura
y al andar erguido y arrogante,
supongo que perdí ya la figura.

Lo de ahora es más preocupante,
claudica el corazón ,ya no apresura
su ritmo al presentir lo palpitante.

Y el genio... ! Sí que no!! Será locura,
!pero antes salgo con los pies “pa, alante”!