martes, 9 de enero de 2018

Tras la puerta cerrada


Hay que decir que aquí no pasa nada...
Ir y venir, seguirle la corriente
al rol común , hacer lo que la gente
supone que ha de hacer la gente acrisolada

Entre cuatro paredes ,bien blindada
queda la intimidad efervescente
de un microcosmos lábil. Cabalmente,
¿quién sabe qué sucede tras la puerta cerrada?

Cada rostro un enigma,
cada pecho su íntimo gorgojo
y un corazón que intenta zafarse de su estigma.

Cada labio un cerrojo
que para desahogarse se resigna
a  la lágrima seca que enturbia cada ojo