lunes, 8 de enero de 2018

Patchwork


Hoy solo quiero celebrar lo hermoso
que merece la pena recordarse
y que tuvo la suerte de quedarse
dentro del corazón formando un poso.

Un olor inundando la cocina,
la tarde de paseo soleada,
el encuentro en la noche enamorada,
el alba compartida y cantarina.

Con tanto como fue, todo lo amado
se concreta en la escuálida minuta
de un gesto o un olor desdibujado.


Pero aun así, me hago con paciencia
y esos trozos de dicha diminuta
cobija en que ampararme los días de inclemencia.