domingo, 11 de enero de 2015

Mamoná

De cuando en cuando sucede

en este mundo cretino

de nuevo igual desatino

que apenas creerse puede

 

Va contra todo derecho

natural el detener

a una madre, a una mujer

por dar en público el pecho

 

¿Quién se declara insultado

por la visión de una teta,

a no ser algún esteta

puritano y trasnochado?

 

Aquel que sus frustraciones

eleva a cuestión de estado,

el que fue mal destetado

y criado a biberones.

 

El que la siliconada

adora y  cuando descubre

llena de leche una ubre

dice no gustarle nada.

 

El que nunca dice nones

al escote generoso

que enseña de modo airoso

más allá de los pezones.

 

El que hace de hipocresía

y algo de falso pudor,

a falta de algo mejor ,

su moral de cada día

 

Sin reparar en que empieza,

la virtud en respetar

lo que tiene a bien mandar

la madre naturaleza.

 

Además, que tal rebato

no toque, ni monte un cristo,

que yo ,desde siempre, he visto

dar el pecho con recato

 

Cumple un seno su misión

dando de comer a un hijo

y no levantando un pijo

como piensa algún varón.

 

Que admita el legislador

que ha metido las dos patas

y usando la fe de erratas

se desdiga de su error.

 

No ha de ser amamantar

delito , si no es pecado.

Que sobre algo tan sagrado

nadie puede legislar.