domingo, 11 de enero de 2015

Estrategias



Estrategias

A mi mujer no le gusta que le fastidie sus estrategias.

Encender velas a su paso por toda la casa es una de ellas, ya lo sé, aunque finjo que no me doy cuenta, más que nada por no desilusionarla .

 Luego, la música suave, la cena en intimidad, la sobremesa al amor de la lumbre, completan la liturgia con el que intenta convocar el milagro cada noche.

Ella siempre ha tenido su particular manera de ver las cosas .


 O de no verlas.

 Se niega a admitir el desapego de los espejos .

 Y yo no me atrevo a contarle que su peso sobre nuestro lecho es   apenas una huella liviana y helada, que con la llegada del  amanecer se desvanece.