domingo, 11 de enero de 2015

Sorpresas habituales



  

Y de repente ya no me interesan
las mudanzas del día.

No ha llovido hoy,
ni ha cantado el jilguero...
...por San Juan huele el aire
a deseos floridos...
...ha sido casi obscena la belleza encendida
de la puesta de Sol.

¿?
!!.......
…..!!!

Me temo que no tengo ya más interjecciones
con que cumplir con tanta y tan cautivadora
sorpresa habitual

Y mis propias mudanzas me parecen tan frívolas...

Rutinarias tormentas que nacen y que mueren,
por costumbre,
en vaso sin fondo donde abrevan las lágrimas.