miércoles, 14 de enero de 2015

La mujer del traje rojo



Traje rojo,
medias de seda negra, 
zapatos de tacón de tafilete,
pelo brillante y labios carmesí,
 este es mi atuendo preferido.


El de incendiar aceras,

el de apagar las voces suspicaces
a base de ignorarlas,
el de fundir farolas
y encender las miradas de codicia,
el que detiene el tráfico 
y hace fibrilar los corazones.

El que es mi otra piel
y que me visto
solo por el placer de irme desvistiendo
después muy lentamente.
como en una liturgia procaz ante tus ojos 

El que es mi uniforme 
de sábados y vísperas de fiestas de guardar

El que suelo ponerme cualquier lunes,
siempre que lo merezca la ocasión .