viernes, 31 de marzo de 2017

Acorazada



No quiero que me roben el aliento

con una exhalación bien calculada

que alguien deje caer ,desmadejada,

aprovechando el chance del momento.



Ni quiero que me perle la mirada

aquel que me miró y sin miramiento,

me dejó de mirar, pues no consiento

nunca por nadie ser ninguneada.


Es lo que tiene estar ya escarmentada,

que no te cabe más resentimiento

debajo de la piel acorazada.


Y qué se le va a hacer si en el intento

de preservar al alma , tan confiada,

hay que dejar de lado el sentimiento...


.