domingo, 26 de marzo de 2017

Jauría


Resulta imperativo
sobreponerse a todo lo inhumano:
los locos plenilunios, las lunas quebradizas, las resacas
de mil constelaciones
que devoran los sueños
y nos devuelven lívidos despojos .

Siempre hay algún ahogado conocido
para inquietar la hondura de tus charcos,
y las preguntas flotan como los peces muertos
sobre el marasmo de nuestras certidumbres.

Y luego están las horas detenidas
que se aroman de gestos y rumores
y la fidelidad con que nos siguen
por todos los rincones las ausencias.

Un día te engañaron, te dijeron
que el tiempo cauteriza.

Sobrevivir a todo
es lo que va gestando tu derrota,
mas no hay que lamentarse ni arriesgar
a la sal la mirada.

Ladra, dolor,
no cejes ...


Habrá que celebrar que cabalgamos.