domingo, 26 de marzo de 2017

Espejismos


Azul sobre el azul. Inmensidades
mirándose a los ojos, que se donan
calimas y espejuelos y ambicionan
tactos oscuros , densas realidades.

En cuerpo a cuerpo dos intimidades,
mareas y ciclones, se abandonan
a la hambruna de siglos y pregonan
hartazgos de infinitas soledades.

Te sabes nube, me conozco arena.
No resulta sencillo amalgamar
la voz de la gaviota y la sirena.

Ciega contradicción, absurdo anhelo.
¿ Pues no te quieres, luz, salando un mar?
¿Pues no me sueño , sal, dorando un cielo?