sábado, 1 de abril de 2017

Virgen


Aquí tienes mi noche, pues la quieres.
Más amena y más corta cada hora
ha de hacerte la gracia enredadora
que de serie traemos las mujeres.

También te doy mi afán de cada día,
cada paso que doy va dirigido
a  procurarte  un mundo más florido
sin rastro alguno de monotonía.

Es tuya , noche y día, así buen uso
le des,  mi carne, exquisitez de nardo,
como si la sometes al abuso.

Mi alma no te doy, sobremanera
la celo, porque virgen me la guardo
para dárselo al hombre que me quiera.