martes, 25 de abril de 2017

La pura verdad


Casi ha conseguido alguna verborrea,
llegar a convencerme. Lo cierto es que era bello
creer que, aunque improbable, no era imposible aquello
de que una guapa envidie la suerte de una fea.

Que existen cualidades que saltan a la vista
para aquel que no sea de espíritu cegato:
el humor, el ingenio, la franqueza en el trato,
La lealtad, el ímpetu de un ánimo optimista…

Incluso, si me apuras, confiar en el manido
retórico recurso del halo imperceptible
que suele de un apuro sacar a los poetas.

Pero desde que el mundo es mundo ,se ha movido
por la fuerza magnética de un culo irresistible
y la atracción que ejercen ,de fijo, un par de tetas