martes, 4 de abril de 2017

Afrodita


A veces me imagino ser la diosa
del Amor, adorada en tus altares.
La Venus Afrodita prodigiosa
nacida de la espuma de los mares.

El cuerpo en blanco mármol esculpido,
la mirada de océano profundo,
un vientre que atesora, adormecido,
el placer primigenio de este mundo.

Te canto con la dulce voz velada
que aprendí por el Mar de los Sargazos
para obligar tu espíritu a mi nada.

Y cuando te supongo ya en mis lazos,
me descubro, de dicha embelesada,
simple mujer que tiembla entre tus brazos.