sábado, 8 de abril de 2017

Cópula



No  desde los dedos, de la hondura brota
ese movimiento que deja una estela
de magia flotando, vino con canela
que embriaga, que te hace vibrar, que alborota.

A veces es risa, a ratos se cuela
por entre tus cuerdas , punzante, una nota
que es grito de rabia con que un alma rota
su pena callada sublima y desvela.

Fiel a la cadencia que dicta el momento,
oquedad que al aire se brinda y palpita
madera sensible, metal emotivo.

 
Me abrazo a tu cuerpo y se obra el portento,
la gracia de un duende sin duda te habita,
que nunca lo inerte lo sentí tan vivo.