viernes, 21 de abril de 2017

Codicia

En sus ojos se adivina

el pavor por verse viejo,

e ir arrastrando un pellejo

que en todo amenaza ruina.

Pero la ambición mezquina

de sobrevivir, preciosos

vuelve sus días penosos

y por eso tiene asida

tan fuertemente la vida

con sus dedos sarmentosos.