jueves, 20 de abril de 2017

Canta, cigarra, canta...


Entonces...¿ qué podría guardarme en el bolsillo,
para un probable tiempo futuro de penuria,
sin que recuerde al tacto la consistencia espuria
y fría del metal ,ni pierda nunca el brillo?

Cómo acopiar la larga caricia de lujuria
que es el Sol en Abril , el canto del pardillo,
el olor a pan tierno o a lluvia, el baratillo
de colores que Mayo pintó con tanta curia.

Mejor vivir al día, gozar sin pretensiones,
la bendición del aire que llena tus pulmones
como un recién nacido que en respirar se entrena

Considerar fortuna cada minuto escaso
que admiras las estrellas tumbado al cielo raso
mientras te sientes vivo con complacencia obscena.