sábado, 22 de abril de 2017

Tiempo de adverbios

Ahora, siempre ,antes,
en qué adverbio
de tu boca me escondes,
en qué lapsus
del tiempo sin espacio me acaricias
en sueños o me velas
y me sientes
más tuya y más real.

Más deseable.

También ,mientras,despacio...

Qué traslúcida
filigrana de luz,
temblor esteticista espiritando anhelos,
probarás a verter sobre la noche
para ver si consigues condensar
en milagro palpable mi espejismo.

Hoy , mañana,
la lluvia
que podría obligarme otra vez a ser cactus
de flor intempestiva
no parece probable.
Jamás
cruelmente predice ese cielo sin nubes
que los cuervos celebran.

Acaso, todavía
en lo más alto quede
una mancha sin sangre, un signo al que aferrarnos.
incólume en su albura

Ya sabes lo que pido,
se están desmoronando , son ruinas mis rumores.

Más que pronto,
deprisa,
si me quieres concreta,
obviamente la Luna,
que podría vestirme de magia y de azahar,
tendrías que alcanzarme.

Antes que llegue el nunca
a envolverme en sus velos sepulcrales.