sábado, 22 de abril de 2017

Sin palabras


Me sobran las palabras
para decir tu nombre.

Me basta con sentirlo,
tal y cómo lo siento,
preñándome a emociones
el corazón.

Buscando
aflorar a la luz y pregonarse .

Tu nombre,
qué feraz
 ascua viva y urente,
qué agonía feliz sobre mi boca,
ya es un suspiro ardiente sobre el viento.