viernes, 21 de abril de 2017

Libertaria


Tú querías ser libre ? Lo recuerdas?

Libre para llegar hasta la cota
que estuviese al alcance de tus alas,
para volar en pos del sueño antiguo
de cosechar despacio con tus manos
el semen coagulado del lucero mâs fúlgido,
aquel que según dicen
ha sido desde siempre el alimento
con que nutren los dioses su extasiado delirio
de audacia creativa.

O , si el día se tercia,
lanzarte a planear igual que una gaviota,
dejándote llevar despreocupadamente
sobre blancos paisajes de olas y de espumas,
mientras gozas a fondo
del abrazo del viento.

Tú querías ser libre, más que nada
para hablar alto y claro,
sin grilletes mentales ,sin condicionamientos
ni pelos en la lengua
y alumbrar en el mundo las verdades
que deben ser contadas
aunque el cosmos colapse.

Tú querías ser libre,
en la misma medida en que eras ambiciosa,
para lograr el empoderamiento
preciso de la voz,
y hacer de su potencia
el único armamento cargado de razones
capaz de hacernos libres.



Tú querías ser libre apasionadamente
Pero eso fue otro tiempo...
antes de la estación de las derrotas
en que la vida puso puntos a nuestras íes
y escribio a su manera nuestra historia
en rojo sobre negro.

Ahora te conformas con estar solo presa
de tus limitaciones..
con ir sobreviviendo tomando como excusa
que el aire te reclama
a base de engullir
tu ración habitual de pan amargo
y de resignación.

Con decirte a ti misma que aún , por fortuna,
contra todo pronóstico,
el corazón conserva su instinto original.


Y en pura rebeldía
a diario se declara, latiendo a su albedrío,
aunque le vaya en ello su cordura ,
un libertario espléndido e irredento.